Murió una leona de Fundación Black Jaguar-White Tiger

El cadáver de la leona todavía se encuentra dentro del terreno a la espera que se le haga la necropsia correspondiente.

Ayer, una leona del santuario Black Jaguar-White Tiger falleció 16 días después de que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) realizó un cateo en el predio ubicado en el Ajusco donde se hallaban 177 grandes felinos en condiciones de maltrato.

Lo anterior fue denunciado por el Presidente de la Asociación de Zoológicos, Criaderos y Acuarios de México (AZCARM), Ernesto Zazueta, quien acusó que desde el cateo los animales no han sido debidamente atendidos ni trasladados a las instituciones autorizadas.

“Personal que tiene acceso al predio nos informó que el día de ayer falleció una leona. Estamos muy preocupados porque, como siempre lo hemos dicho y nos hemos quejado, los procesos legales y demás diligencias no pueden estar por encima de la vida, estamos ante una urgencia, una emergencia y se debe tratar como tal, es un caso de vida o muerte, literal”, declaró Zazueta.

Recordó que 16 días después de que la Profepa ingresó al terreno para hacer una visita de inspección sólo ha autorizado el traslado de ocho grandes felinos y 14 primates al Zoológico de Chapultepec.

“El resto permanecen ahí y sin que médicos especialistas puedan tener acceso, por lo que se podía esperar la pérdida de animales”, explicó.

De acuerdo con los primeros reportes, el lunes cuando se colocaron los sellos de clausura total en el predio del Black Jaguar-White Tiger, los animales no recibieron alimento y cuando los inspectores federales llegaron el martes, encontraron a la leona ya sin vida.

También se reveló que los grandes felinos sólo están recibiendo dos pollos enteros cada uno, una porción que no es suficiente para su tamaño y condición física.

El cadáver de la leona todavía se encuentra dentro del terreno a la espera que se le haga la necropsia correspondiente para conocer las causas de su muerte.

Cabe recordar que elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana aseguraron el pasado 5 de julio el predio de Black Jaguar-White Tiger ubicado en el Ajusco.

Esto luego de que AZCARM denunciara a finales de junio ante la Fiscalía General de la República (FGR) a Eduardo Mauricio Moises Serio, también conocido como ‘Papa bear’, en su calidad de dueño del santuario.