Cae José Alfredo N alias El Contador, líder del Cártel de Golfo en Tamaulipas

Este personaje es uno de los líderes regionales del grupo criminal denominado Cártel del Golfo que opera en el estado de Tamaulipas

José Alfredo “N”, conocido como «El Contador», líder del cártel del Golfo fue detenido en la Ciudad de México, informó el gabinete de seguridad.

“El gabinete de seguridad del Gobierno de México informa que el Ejército Mexicano, la Guardia Nacional y la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, con información de inteligencia del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) lograron la detención en la capital del país de José Alfredo “N” alias el Contador”, precisó la dependencia en un comunicado.

«El Contador», precisaron las autoridades, es líder regional de la vertiente del cártel del Golfo-Ciclones-Escorpiones en Tamaulipas, que además del trasiego de drogas y armas está vinculada a diferentes hechos de violencia como los acontecidos en Reynosa, donde asesinó a 15 personas en junio del año pasado.

El presunto delincuente fue detenido en posesión de un arma de fuego calibre 0.380 y 600 paquetes color blanco que supuestamente contenían metanfetaminas. Fue puesto a disposición de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México.

De acuerdo con la información oficial, «El Contador» tenía una orden de aprehensión en su contra girada por un juez del estado de Tamaulipas, por lo que era buscado en todo el país, pues se presume su participación en diversos delitos.

“La Fiscalía General de Justicia del Estado de Tamaulipas y la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), a través de la Coordinación Nacional Antisecuestro (Conase), trabajan para la ejecución de los mandamientos judiciales respectivos”, informaron las autoridades.

Esta es la tercera vez que «El Contador» es detenido, pues ya había sido aprehendido en 2018, cuando estuvo detenido solo por dos días y en 2019, cuando sí pisó la cárcel pero fue liberado en octubre de 2020.

El cártel del Golfo ha perdido fuerza en los últimos años aunque mantiene presencia en la frontera, así como en centros de distribución clave en Houston, Detroit y Atlanta, según la Administración para el Control de Drogas (DAE) de Estados Unidos.