Acapulco y el gran problema de la basura

Personal de Saneamiento Básico no cuenta con uniformes ni chalecos de protección, trabaja sin guantes ni botas

Ma. Eugenia Walls G. | Nadadora a nivel Mundial del IMSS Acapulco

Hola, esta es una frase inútil de Benito Juárez, que si preguntan a la nueva generación, no saben quién es, ni quién fue. Lo digo, porque vemos a Abelina, nuestra valiente nueva presidenta municipal, que en vez de todos decir, le vamos a dar una manita en lo que sea, hacen exactamente todo lo contrario.

Y así, rápido y fácil, el gran problema que han hecho con la basura. Ya tiene mucho tiempo que he reportado la calle Baja California, que la hicieron bonita y con banqueta, pero precisamente donde se ve que descarga, creo es el arroyo del Camarón, ahí, en esa bonita banqueta, dejan bolsas, ramas y todo lo que pueden de basura.

Este lunes, temprano subí para hacer mis más de 2,500 ejercicios, para castigar a mis piernas que ya no quieren caminar bien y les cargo la mano con los ejercicios, sólo porque con una caída me quedó la cabeza rota y las 3 últimas vértebras, quién sabe dónde. Me subí a la banca para ver a una bella iguana que me visitó, y es que quería su pedazo de jitomate que les doy, pero al gimnasio no subo jitomates.

Entonces, de ahí ví que llegó el camión de la basura con su personal sin uniformes y sin chalecos de protección, para que los vean, sin guantes, sin botas, por tanto vidrio. Con mucho trabajo y casi a mano recogieron todo, y un montón de bolsas llenas de basura, casi para terminar, con un rastrillo, que se ve que ya pide que lo cambien, y una pala, dejaron muy limpio el lugar.

Al finalizar mis ejercicios, volví a subirme a la banca, buscando a la iguana, y cuál no sería mi sorpresa, que el lugar, que habían dejado muy limpio, ya tenía por lo menos de 6 a 8 bolsas más con basura. Y se oía la voz de una mujer que gritaba: «Para que mande a limpiar, no nada más sentada en tu escritorio». Y eso pasa en todos los lugares.

El domingo fuimos por fin a la Isla de la Roqueta, quería saber si los 30 letreros que se colocaron en el camino seguían ahí, y sí, algunos están, pero rotos, o con una gran bolsa de basura al pie de letrero. En la playa las Palmitas había basura, como para llenar tres tambos.

Estaban los de una escuela del «Medio Ambiente» como dicen ahora. Les hice un juego y les dije que si yo ganaba, ellos se llevarían la basura, y gané, y como eran como 15 alumnos y yo llevaba bolsas, se las dí. Dejaron el lugar muy limpio. Gracias a esa escuela, (pronto les daré el nombre) ya que me invitaron a visitarlos. Así es de fácil, UNIDOS PARA SER MEJORES. Con todo mi respeto a Abelina, nuestra presidenta municipal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.